Las Calificaciones No Son Lo Más Importante De La Escuela

471
Niña estudiosa dormida entre sus libros.

Descubre por qué las personas más exitosas del mundo no tienen buenas calificaciones.

“Nunca dejes que la escuela interfiera con tu educación”, esto es algo que aprendí de mi buen amigo imaginario y gran escritor americano, Mark Twain. Sin embargo, me tomó años comprender qué es lo que realmente quería decir con esta frase. Eventualmente entendí que las palabras “calificaciones” y “éxito” no van de la mano, al menos no en la forma en que pensamos.

Una Extraña Competencia

¿Para qué tener buenas calificaciones? “Porque sí”, decían nuestros maestros y todos los adultos.

Si no sacas 10 estás destinado a un abismo, o peor, “serás un pobre diablo” o “venderás chicles en las esquinas”.

Joven vendiendo cigarros, chicles y otros caramelos.
CREDITO: EL OBSERVADOR GRAFICO

En mi caso, solía estar en la escolta de la escuela. Era todo un honor (aunque ahora sea toda una vergüenza en las fotografías). Me hacía sentir bien esa carita feliz que ponía el profesor en mi cuaderno cada vez que hacía un examen perfecto. O al recibir esos sellos de abejita debido a mi “buen trabajo”.

Por otro lado, la autora de “Los Niños Más Inteligentes en el Mundo”, Amanda Ripley, asegura que enseñar a pensar es la clave del éxito en el futuro. Es decir, no es el número 10 en la boleta. Entonces, ¿tanto esfuerzo en mis tareas no sirvió de nada?

Calificaciones y Éxito: ¿Van De La Mano?

Siento decepcionarte, pero una buena calificación no te asegura el éxito. A diferencia de ser buen estudiante, el éxito consiste en la habilidad de abrir camino ante la competencia, tomar decisiones sabias y enfrentar miedos.

Mi hermano es el ejemplo perfecto. Él siempre fue el amiguero, de quien se quejaban los profesores porque era muy travieso. Él desafiaba a todos, quería saber más, quería conocer más. No se conformaba con sellitos en su cuaderno, ni creía que eso lo hacía mejor estudiante que yo.

Niño en la escuela resolviendo un exámen.
CREDITO: AULAS DE CLASE

Hoy en día mi hermano es un empresario, terminó su carrera en Economía, con una especialización como consultor en temas de energía solar (algo muy interesante, por cierto).

Las Calificaciones No Importan

Gracias a mi hermano, pude entender algo muy importante. El éxito y el valor de una persona no es medida por el tamaño de sus tareas o por la forma en que se califica ante los demás, sino por lo que aprende a pesar de que el mundo le diga lo contrario.

También aprendí que personas como él tienen estas 5 características:

  • No son perfeccionistas: Saben que la vida está llena de sorpresas y hay que saber disfrutarlas.
  • Aman aprender por su cuenta: Que no les guste la escuela no quiere decir que no les encante estudiar la vida y sus curiosidades.
  • Son soñadores: Tienen planes y se atreven a imaginar mundos mejores.
  • No son borregos: Prefieren lo original que la tendencia.
  • Cuestionan la validez del sistema académico: No porque una autoridad de algo por hecho, quiere decir que no existe necesidad de cuestionarlo.

Pequeño Mal Genio

¿No te convencí? Considera lo siguiente, los grandes genios como Darwin, Stephen Hawking, Winston Churchhill, Tomas Edison y Albert Einstein, obtuvieron una mala crítica de sus profesores. No llenaban los estándares y eran considerados malos estudiantes cuando eran pequeños.

También, escritores como Balzac y músicos como Debussy, fueron considerados como niños rebeldes y que no ponían atención. Por lo tanto, no es determinante que una mala calificación haga puro “pordiosero”, como diría mi madre cuando le cuento de mis locuras de querer ser escritora.

El Verdadero Valor

En México, el mayor colmo es que tal vez aprendimos a salirnos con la nuestra. Decimos mucho que no importa cómo lo consigamos mientras sea posible.

Acordeón para un exámen, ejemplo de lo contrario a calificaciones y éxito.
CREDITO: BLOG EDUCA

Hay tanta tranza en este país. Desde un acto tan pequeño como preferir hacer trampa en un examen, hasta pasarnos una multa de tránsito. Es más importante la calificación final, que el enseñanza. Esto no debe pasar. La educación es un valor, es saber que tenemos que hacer lo necesario para estar mejor como sociedad.

Las Calificaciones No Lo Son Todo

Sheldon (del show Big Bang Theory) avienta papeles.
CREDITO: TUMBLR / GIFS FOR THE MASSES

En conclusión, no es necesario presionar a los niños para que sean genios. Hay que ver la educación desde otro ángulo. No seguir las reglas solo porque sí. La escuela es solo un cachito de nuestra educación. Deja a tus hijos encontrar su camino. Encuentra un balance entre la exigencia de las calificaciones y la creatividad en la vida cotidiana. El ejemplo y los valores serán lo que más definan el éxito al final del camino.

Einstein y tu hijo podrían tener mucho en común. Descubre el secreto detrás de los genios: 3 Ideas Para Desarrollar La Creatividad De Tus Hijos

Comentarios