El Nobel De La Paz Podría Ser Para Un Mexicano

1278
Silueta del sacerdote Alejandro Solalinde, mexicano nominado al premio Nobel de la Paz.

Este año, la migración en América Latina merece un nobel de la paz.

Malala Yousafzai, Nelson Mandela, Rigoberta Menchú, Teresa de Calcuta, Martin Luther King… ¿Los recuerdas? Todos ellos tienen algo en común, ¿sabes qué es? No, no sólo es la medalla como Premio Nobel de la Paz, va mucho más allá.

Este premio representa su lucha en pro de la justicia social, la igualdad, la inclusión de los derechos a la educación o la salud, un trato digno y justo para sus comunidades, entre otras cosas. Así es, todos ellos pelearon por una sociedad un poquito mejor, una sociedad justa.

Fotos de diferentes ganadores del premio Nobel de la Paz.
CREDITO: ACTUALIDAD VENEZUELA

La Importancia Del Nobel De La Paz

El Nobel de la Paz, es más bien una recompensa por “hacer el bien sin mirar a quién”, como decía mi abuelita. Este año, son 215 personas y 103 organizaciones que se postulan para recibir esta distinción, pues tienen los mismos ideales de esos hombres y mujeres que han logrado impactar al mundo entero con su lucha.

Pero este año, el Nobel de la Paz tiene un gran significado para los latinos y mexicanos, pues la paz es un tema tan necesario en nuestros días, para América Latina; principalmente en las fronteras en donde han muerto más de 11 mil migrantes en 20 años, sólo de los que se tienen registros. Y justamente son dos mexicanos los que fueron aceptados para postularse a este reconocimiento.

Alejandro Solalinde, Defensor De Los Migrantes

Hay que reconocer que el tema de la muerte de los migrantes es delicado y muy triste para nuestros connacionales, tanto que comienza a impactar al mundo entero. Por ello, el Comité Noruego del Nobel de la Paz, aceptó la postulación del sacerdote mexicano Alejandro Solalinde Guerra.

El católico Alejandro Solalinde, ha defendido incansablemente los derechos humanos de los migrantes y en 2007 fundó el albergue Hermanos en el Camino, en Oaxaca, en donde se da asistencia humanitaria y orientación a los migrantes de América Central y América del Sur, por su paso a Estados Unidos.

En este albergue se atiende a cerca de 20 mil migrantes ¡cada año!

A lo largo de su viaje a la frontera, muchos migrantes son víctimas de asaltos, agresiones físicas y sexuales y extorsiones de autoridades públicas como policías y agentes del Instituto Nacional de Migración.

En este contexto, el albergue los apoya ofreciéndoles asistencia humanitaria, les brinda alimentos y posada; así como apoyo médico, psicológico y asesoría jurídica y legal.

Al respecto de su postulación, Alberto Donis, coordinador del albergue, destacó: “La postulación fue recibida con mucha esperanza por el albergue, no tanto por el premio, sino por el interés de colocar en el debate internacional la migración de América Latina, las violaciones a los derechos de los migrantes centroamericanos y la nueva política norteamericana en materia migratoria”.

Es quizá la primera postulación al Nobel de la Paz, que defiende y pone en alto los derechos de la migración para los latinos. También, quizá Alejandro Solalinde represente al “mesías” de los migrantes, quienes buscan en él un poquito de esperanza y un mucho de justicia.

Lo que sí es cierto es que es un luchador social de quien tenemos mucho que aprender. No tanto en su doctrina religiosa, más bien creer en la doctrina de valores que profesa y ponerlos en práctica: misericordia, justicia, respeto, igualdad y paz.

Daniel Rodríguez, Defensor De Los Niños y Jóvenes

Por otro lado, se encuentra este joven hidalguense que con 19 años de edad comparte la nominación con el padre Solalinde. Es uno de los aspirantes al Nobel de la Paz más joven, tiene la misma edad que Malala cuando recibió la presea en 2014.

Estudiante de la licenciatura de Derecho y Ciencias Políticas en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, campus Pachuca, Daniel Alonso Rodríguez se postula por su labor de activismo a favor de la inclusión social, defensa de los derechos humanos de los niños, adolescentes, y jóvenes.

Fue su profesor quien lo postuló, pues según él, su conciencia en Derechos Humanos le ha llevado a formular una reforma social la cual consiste en tres etapas: 1) educación para conseguir la paz; 2) formación en Derechos Humanos; y 3) fomento a la responsabilidad social en las empresas.

Daniel Rodríguez, joven mexicano nominado al premio Nobel de la Paz.
CREDITO: IVITAL

¿Qué tal?, los mexicanos parece que vamos despertando y luchando por la justicia social. Ojalá que alguno de los dos llegue a recibir el premio. Pues sería un gran orgullo y de gran importancia para todas aquellas personas cuyas vidas cambiaron gracias a estos dos personajes.

¡Que vivan los latinos!, y todos los defensores de sus derechos.

Superman nunca estuvo en la Constitución: La Política De Trump vs Un Cómic De Superhéroes

Comentarios