Puentes No Muros: Las Vergonzosas Fronteras De Latinoamérica

679
El Cristo Redentor en Brasil que representa la desigualdad y las fronteras de Latinoamérica.

Criticamos el racismo de Trump; pero, ¿qué muros levantamos nosotros?

A lo largo de la historia, se han construido muros en la frontera de diversas naciones para proteger lo que está al interior, “de aquí para acá estamos los buenos, de aquí para allá están los malos”; también para señalar un límite o una diferencia, “los de este lado somos güeritos, los de allá morenitos”.

#fuckingwall #racistwall

A post shared by alt rogue willow (@salixlucida) on

La construcción de un muro en la frontera de México y Estado Unidos es cada día más latente y está a punto de convertirse en una realidad. Pero, por muy racista e indignante que parezca esta acción, el muro de Trump no es el primero, ni el único.

Fronteras De México

Desigualdad es sinónimo de América Latina, no, no exagero con esto, es quizá nuestra cruz, y en México hay varios ejemplos de estas marcadas diferencias, sólo es cuestión de prestar atención a lo que está a nuestro alrededor. Mencionemos el caso de la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México, la cual es un «área exclusiva”, que levanta rejas con púas para alejarse de la “zona popular, marginal y tradicional”, inclusive hay muros que cortan calles para evitar que ricos y pobres se encuentren con facilidad.

El tren conocido como "La Bestia" es una de las fronteras de México más grandes y vergonzosas.
CREDITO: YOUTUBE

Y fuera de la Ciudad de México, en otra de las fronteras de México, la del Sur, México levantó su propio muro contra los migrantes. Se trata de un muro de tres metros de altura en Tierra Blanca, Veracruz, construida por la empresa Ferrosur. Este muro de concreto recorre más de un kilómetro e impide que los migrantes puedan llegar a las vías del tren donde pasa “La Bestia” y a los centros de derechos humanos y albergues cercanos. Si te interesa saber más de esto, hay un excelente documental en Netflix, con el mismo nombre (La Bestia), altamente recomendable.

Y mientras en el Norte, nos quejamos por un muro que impide aspirar al sueño americano; mientras que en el Sur cortamos ese mismo deseo, el de buscar una vida mejor. Paradojas de las fronteras de México.

Muros En Brasil

La frontera entre ricos y pobres en Brazil, que es similar a las fronteras desiguales de México.
CREDITO: MEDIUM / MOBILE LIFESTYLE

En 2009, bajo la excusa de proteger la flora y fauna de las colinas que rodean Río de Janeiro, el gobierno brasileño comenzó a levantar muros de cemento alrededor de las favelas de Santa Marta y Rocinha. Los “Ecolímites”, según asociaciones civiles y habitantes de la zona, pretenden aislar los barrios más empobrecidos y separarlos de las zonas más ricas de la ciudad.

Por otro lado, no olvidemos que durante los Juegos Olímpicos de Río fueron derribadas algunas viviendas de la favela Villa Autódromo, pues se encontraban muy cerca del recinto utilizado como Villa Olímpica. En su lugar, pusieron un muro de hormigón para evitar que la gente se acercara a los atletas que vivirían ahí por algunas semanas.

También está el caso de la favela Paraisópolis y el barrio de Morumbi, fronteras inmortalizadas por la fotografía del brasileño Tuca Vieria, la cual refleja dos formas tan desiguales de vida, la de los que tienen y la de los que no.

La Frontera De Perú

La frontera de Perú, conocido como el “muro de la vergüenza” de Lima, Perú, mide 10 kilómetros de largo y separa la lujosa zona de Las Casuarinas de los barrios de Pamplona Alta y Vista Hermosa.
CREDITO: PERU 21

El “muro de la vergüenza” de Lima, Perú, mide 10 kilómetros de largo y separa la lujosa zona de Las Casuarinas de los barrios de Pamplona Alta y Vista Hermosa, en donde habitan las familias que viven sin luz, agua y otros servicios básicos.

Los residentes de Las Casuarinas se sienten seguros con este muro; mientras que los otros se sienten discriminados con la frontera. ¡Vaya dilema!

Las Villas De Argentina

Mucho peor el caso de Argentina, pues justo en el corazón de la ciudad, frente al barrio La Recoleta, con sus hoteles de lujo, se encuentran las fronteras de las “villas de la miseria”, la Villa 31 y la 31 Bis, con sus casas de ladrillo, ¡las cuales no se ubican ni en los mapas oficiales de la región! Sí, en pleno siglo XXI con Waze y toda la cosa, se pueden desaparecer lugares del mapa. Figuran como una mancha porque nunca fueron reconocidas como territorio urbanizado, a pesar de que ahí viven alrededor de 250 mil personas, claro en condiciones precarias.

La notoria desigualdad dentro de las Villas de la Miseria en Argentina.
CREDITO: EL ADAN BUENOS AYRES

La Villa 31 es el camino de turistas y nativos que se dirigen al centro de Buenos Aires; aunque las autoridades hayan olvidado incluir la Villa 31 y 31 Bis en los mapas, desde hace 80 años. ¿Será que si los olvidamos mediante fronteras dejarán de existir?

Además de olvidar a sus propios ciudadanos, Argentina también levantó un muro en la frontera con Paraguay, de 5 metros de alto y 3,300 metros de largo. Sin razones suficientes, el gobierno decidió que era buena idea impedir el acceso directo de peatones al puente internacional que une a Posadas (Argentina) con Encarnación (Paraguay). ¿Discriminación? Para nada, si los argentinos son carismáticos y sencillitos…

Puentes No Muros

Y después de esto me queda la duda: ¿Sólo Trump es racista con los latinos? Con estas barreras físicas que se levantan en América Latina; también se levantan barreras morales y nos perjudicamos entre latinos. Ya no necesitamos más muros, sino puentes.

Necesitamos dejar de valorarnos por lo que tenemos y comenzar a valorarnos por lo que somos, y por lo que somos capaces de aportar a la sociedad, una sociedad que, al final de cuentas, pertenece a un mismo territorio y con la misma riqueza de América Latina.

Detrás de todo el caos, el mensaje queda claro: Tarde o temprano, vas a necesitar la ayuda de un latino: El Video Más Escandaloso, Controversial & “M.A.M.O.N.”

Comentarios