Este Divertido Postre Es Perfecto Para Una Fiesta De Niños

663
Receta de buñuelos de colores.

¿Están aburridos tus peques? Diles que te ayuden. Esto será como jugar con Play-Doh ¡en la cocina!

Ya pasaron las fiestas decembrinas, pero mis nietos quedaron encantados con los buñuelos que preparé para esa fecha.

https://www.instagram.com/p/6voHG1QDoH/

Como les gusto tanto, se me ocurrió hacerles una receta de buñuelos de colores para una de sus fiestas. Más allá de rica, es divertidísima y muy original. ¡Inclusive, puedes decirles a tus nietecitos que te ayuden!

Las manos de un niño, simbolizando como hacer una receta de buñuelos, con un corazón de masa de color rojo.
CREDITO: IGA FAMILY PROGRAM

Tiempo De Preparación: 60 Minutos

Te Sirve Para: 12 Buñuelos

Ingredientes

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de mantequilla (derretida y a temperatura ambiente)
  • 3/4 de taza de agua tibia o té de anís
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 tazas de aceite (aprox.)
  • Colorante en gel para alimentos
  • 2 tazas de chocolate blanco para derretir

https://www.instagram.com/p/BPG_sCFhQ_L/

Preparación

  1. Cierne la harina de trigo sobre un recipiente hondo (recuerda que la harina de trigo se tiene que pasar por un colador o cernidor para evitar grumos y sea más fácil trabajar con ella). Agrega el huevo, la mantequilla, el polvo para hornear, la esencia de vainilla, así como la sal y el azúcar. Una vez que tengas todos los ingredientes, mezcla hasta que obtengas una apariencia como de grumos de avena. Los niños pueden ayudar con esta parte.
  2. Una vez que la masa tenga esta consistencia, agrega poquito a poquito, ya sea el agua tibia o el té de anís, yo prefiero el tesito porque le da un aroma agradable y contrasta los sabores, pero puedes utilizar el que sea de tu agrado. La idea es: agregar agua y amasar, volver a agregar más agua y amasar (aquí es el momento en el que puedes agregar gotitas del colorante en gel, si lo que quieres es una masa de colores) hasta que tengas una mezcla suavecita y lisa. Puede ser un poquito cansado, si eres viejita como yo, pero los niños pueden ayudar con amasar la mezcla. Además, les encantara agregar el colorante. Es como si estuvieran jugando con Play-Doh. Al finalizar, cubre la masa con un paño o servilleta de cocina y deja reposar durante 30 minutos.

  1. Mientras la masa está en reposo, prepara el área de trabajo. Recuerda que es importante mantener orden y limpieza en la cocina. Necesitarás un rodillo, un plato grande, harina extra, y una superficie plana y limpia. Ahora sí, de la masa haz 12 bolitas medianas, que sean todas más o menos del mismo tamaño.
  2. Siguiendo con la receta de buñuelos, cada bolita la vas a extender con el rodillo como si fuera una tortilla, si ves que la masa se está pegando mucho a la superficie, échale un poquitito de harina, con eso se resuelve. De ti dependerá el grosor y tamaño, yo los prefiero delgados, se doran más rápido y se hacen crujientes. Pero si decidiste hacer la masa de colores, mi humilde recomendación es que los dejes un poco gruesos para que se noten los colores.
  3. Cuando tengas todas las bolitas extendidas o “hechas tortilla”, vas a freírlas. Precaución, aquí los chamacos se retiran de la cocina, no queremos que nadie se lastime. Entonces, vierte el aceite en un sartén, y déjalo calentar unos tres minutos a temperatura media. Una vez que esté muy muy caliente, vas a poner el buñuelo en el aceite, por favorcito utiliza unas pinzas. Vas a dejar dorar el buñuelo por 15-20 segundos, aproximadamente, de cada lado. Con mucho cuidadito lo vas retirar y lo vas a colocar sobre una servitoalla para que absorba el aceite. Haz este mismo procedimiento con cada buñuelo.
  4. Ya que estén todos fritos, ¡es momento de decorar! Llama de nuevo a los niños, es la parte más divertida y colorida. Al chocolate blanco ya derretido le vas a poner las gotas de gel para alimentos, lo revuelves hasta que se haga un tono uniforme. Luego, ¡es momento de echar a volar la imaginación!, pues puedes pintar los buñuelos con todos los colores y formas que se te ocurran.

Los tamales de cajeta siempre serán la estrella de los domingos familiares: Chúpate Los Dedos Con Estos Deliciosos Tamales De Cajeta

Comentarios